miércoles, 5 de agosto de 2015

Tres Tombs en Moia 2014



Hace algunos años, que con mi familia, visitamos “Los tres tombs” en diferentes pueblos de Cataluña, pero últimamente los más visitados son los de la comarca del Bages. Es sorprendente la cantidad de animales que se reúnen en estos encuentros, pero lo que llama más la atención son esos caballos tirando de carros tan grandes y arreglados con cosas del campo. Mazorcas de maíz, troncos de madera, cañas o toneles de vino llenan cada una de las carretas, también son admirables aquellos carros que engalanan imitando una forja, un gallinero con animales vivos e incluso una castañera, en definitiva un minucioso trabajo lleno de pequeños detalles para recrear estas escenas cotidianas. Las personas que desfilan se visten igual que la época que representan,  con sus trajes típicos y también los tractoristas se visten de granjeros o pastores.

Hay un apartado para los tractores antiguos y sus aperos, hace dos años un socio de Moià me dejo un tractor Barreiros y pude participar con mi hijo pequeño en el evento. Todo comienza con un buen almuerzo en la calle de donde se sale, situada enfrente del local social, se hace fuego, butifarra y pan con tomate y el porrón de vino que no falte. Fue emocionante ver la cantidad de personas que se acercaban de Moià y de los alrededores, para ver el acontecimiento. Ese año después de las tres vueltas de rigor y con la bendición del cura del pueblo, nos fuimos todos los tractoristas y familiares a comer al restaurante del Prat.

Este año pude disfrutar el recorrido por el pueblo con mi tractor, ya que lo tenía todo preparado, con ITV y seguro. Era un día de enero bastante frio, pero pasamos una buena mañana gracias a un buen abrigo, el moscatel y la torta que nos regalaban al pasar por la panadería. Unos veinte tractores antiguos participaron ese día, Fard, Fordson, Fiat, Lanz, Deutz, Massey Ferguson, Barreiros, David Brown, Saca, John Deere, Allgaier y alguna marca más que no recuerdo. Al tener que hacer tres vueltas como marca la tradición, se termina un poco tarde, pero como estaba programado en el restaurante de Moià nos esperaban para deleitarnos con una buena comida.


Estos días son toda una demostración de cómo conservar viva una tradición. Esperamos poder participar de nuevo el próximo año y ver más carros y tractores restaurados y engalanados, compartir la ilusión de los que participan, preparando animales,  carrozas,  tractores, aperos y trajes,… y viendo como disfrutan las personas que van a presenciar el desfile. Una fiesta de todos y para todos.

1 comentario:

Luis de casa castilla dijo...

Hay que felicitar a la gente que organiza estas actividades. por esta zona de Huesca desgraciadamente no hay eventos de este tipo. el tractor ebro de la foto me suena un monton.