domingo, 23 de noviembre de 2008

Semana cultural






Los pueblos pequeños de nuestro país poco a poco se van quedando solos. Los recursos del campo son limitados y sus gentes buscan otros horizontes lejos de su lugar natal. Se establecen en otras ciudades más o menos lejanas, pero por suerte los recuerdos y el cariño les hace regresar y mantenerlo vivo, no solo en la memoria, sino en la realidad del día a día. Es una tarea difícil pero muy importante, sobretodo para mantener el interés de las generaciones más jóvenes.
El verano, las vacaciones y las fiestas son unos de los mejores momentos para el reencuentro. Desde hace ya unos años, gracias al empeño de unos cuantos vecinos se fundó una asociación que ha trabajado para mantener las tradiciones del pueblo. Primero unos y luego otros han seguido el camino, la implicación de todos es la mejor manera para mantener la ilusión.
Este verano pasado dedicamos parte de nuestro tiempo y de nuestras vacaciones a colaborar en la semana cultural que se realiza en el pueblo justo después de las fiestas. Preparamos una pequeña exposición de fotografías, libros y miniaturas de tractores antiguos que estuvo abierta durante el fin de semana, y una exposición de tractores antiguos en la calle. El lunes tuvo lugar una charla sobre la historia de los tractores antiguos en la iglesia del pueblo.
Tenemos que agradecer la oportunidad de dar a conocer esta afición, la confianza que depositaron en nosotros, la colaboración de los vecinos, miembros de la asociación y de algún amigo que nos facilitaron material para completar la exposición y que esta luciera más.
Pero sobretodo queremos agradecer el cariño con que todos acogieron la iniciativa, eso nos lleno de alegría y entusiasmo. Cada uno encontraba algún recuerdo o alguna vivencia que le hacia interesante su visita e incluso repetía o traía a sus familiares y amigos.
Para nosotros fue una experiencia inolvidable, disfrutamos y aprendimos mucho mientras lo preparábamos y organizábamos todo. Y ahora son también un montón de bonitos recuerdos, gracias.

No hay comentarios: