sábado, 1 de noviembre de 2008

El primer tractor de casa




Quando yo tenia 4 años mi padre compro su primer tractor para trabajar la tierra. Podeis imaginaros la gran expectacion que eso provocaba en la familia y en el pueblo.



Era un EBRO (48 CV), con el se labraron muchas tierras en el pueblo y en los alrededores, roturó tierras, segó cebada arrastrando la máquina de las mulas, empacó paja, sego hierba, de todo un poco, en definitiva fue la mula incansable que más horas le aguanto.




En cierta ocasión cuando venían de recoger arena en el río, de concejada para construir el depólsito de agua (la Copa), pasando el puente le empezo a empujar el remolque (la arena pesa mucho cuando esta humeda y los tractores de entonces pesaban muy poco y no retenian casi nada). Al tocar los frenos, una rueda respondió más que la otra, el tractor se cruzó y sin poder dominar la situación fue a parar a un malacón del puente. Justo paró el tractor cuando ese malecón cayó al fondo del río. Si se va por la carretera, en el lado derecho del puente, en su principio, aún queda el hueco del malacón sin reponer, el que le salvó la vida hace más de treinta y cinco años.




Con el aprendimos los trabajos del campo, mecànica y muchas otras cosas màs.

No hay comentarios: