domingo, 31 de octubre de 2010

Caussade


El pasado sabado 17 y el domingo 18 de octubre se celebró una nueva edición de la feria de tractores antiguos de Caussade. En esa pequeña población Francesa se reunen todos los años muchos aficionados para conocerse, intercambiar objetos, comprar y vender, curiosear,...

Salimos pronto, el sabado a las seis de la mañana, teniamos más de 400km de viaje por delante y mucha ilusión. Paramos a mitad de camino para desayunar y seguimos camino hasta Moutanban donde habiamos reservado dos habitaciones en un discreto hotel para pasar la noche del sabado. Dejamos las bolsas y nos dirigimos a Caussade a la feria de Tractomania. Llegamos pasadas la una del mediodia, comimos y recorrimos la feria.

A pesar de que el dia era frio y lluvioso, la feria estaba muy animada, gran cantidad de gente paseaban observando los distintos puestos. Podias encontrar tractores, piezas, libros, juguetes,... casi todo relacionado con el mundo de la maquinaria agricola. Curioseando por sus estrechas calles sorprendia como se amontonaban tractores casi desguazados al lado de modelos muy bien conservados y restaurados.

El reclamo estrella era un motor de vapor de un barco que hacia mucho ruido cuando arrancaba y sacaba una columna de humo negro que se veia desde muy lejos. En el pabellón, a parte del bar y los servicios, había más puestos de revistas, juguetes, placas,...i la organización.

Merendamos unos pasteles y seguimos. Encontramos algunos conocidos con los que compartimos unos minutos de xarla sobre las novedades más interesantes que cada uno habia visto, y las nuevas adquisiciones que habían hecho.

Poco a poco anochecía y la feria cerró hasta el domingo. Cenamos en un centro comercial, comida rápida, concesión necesaria cuando viajas con dos adolescentes y nos fuimos al hotel para descansar.

El domingo amaneció un dia sereno pero muy frio. Tomamos "le petit dejuné" en el hotel, recogimos nuestro escaso equipaje y nos dirigimos de nuevo a Caussade. Iniciamos el paseo esta vez por la plaça donde se reunian unos magnificos ejemplares de vehículos antiguos de bomberos, coches antiguos, minibuses y tractores. También había una muestra de trabajos artesanos: hacían cordel, sombreros, harina, trabajaban herreros,... Y todo acompañado por una tipica banda de música que tocaba conocidas melodias festivas. Nos quedaban un par de horas para realizar unas últimas compras, tomar un bocado y emprendrer el viaje de vuelta. El domingo por la mañana l'afluencia de gente era menor, algunos tractores ja no estaban y muchos vendedores habían puesto menos objetos en sus puestos.

Aprovechamos para dar una vuelta, hacer las últimas fotografias y retener en la memoria todos los detalles de la visita.

No hay comentarios: